Testimonios cristianos

Así me convertí

Eliza

Guatemala

Desde los 13 años comencé con problemas de depresión y ansiedad, luego a tomar y cortarme los brazos, son etapas de juventud que la mayoría pasa, actualmente tengo 21 años y hace casi 1 año comencé a asistir a la iglesia, al principio lo tomaba sin mayor importancia hasta que mi depresión y ansiedad rebasó sus limites y me desbordó en un camino sin salida, hasta que Dios me retomó y me dio fuerzas para salir adelante, llevo 6 meses luchando contra la depresión, Dios ha sido bueno porque poco a poco ha llenado ese vacío que tenia y sobre todo me ayudó a salir del alcoholismo y la etapa de hacerme daño físico, han sido batallas bastante duras y muchas veces sigo cayendo, pero Dios me ha seguido levantando y he logrado cambiar muchas cosas como hábitos y muchas mas cosas y siempre estaré agradecida con el porque me ha cumplido los anhelos de mi corazón y se que el seguirá conmigo ante toda batalla. Se lo digo, no hay mejor camino que seguir a Dios no solo cuando nos va mal, si no cuando todo marche bien.

Ruth

Perú

Al ver el cambio de una compañera del colegio y luego ella nos invitó a mi y otra compañera, desde el 27 Noviembre 1994, fuí por primera vez y hasta el momento Dios me sigue sosteniendo con su amor.

Patricia Carrasco Cáceres

Nicaragua

Nací en una familia cristiana, pero en realidad quienes fueron los baluartes de dejarnos esta herencia hermosa fueron mis abuelos maternos, mi mamá cuando se casó con mi papá se hizo cristiano (mi papá) de ahí mis hermanos siete en total, aunque uno ya murió pero gracias a Dios cuando el partió ya le había entregado su corazón a Jesús, mi conversión fue un episodio en el que yo estaba derrotada por la fractura de mi matrimonio, mi esposo estaba en una relación ilícita con otra mujer yo estaba recién dada a luz de mi última hija y el día que la niña nació me abandonó y me sentía fatal, recuerdo que lloré mucho y comencé a ir más seguido a la iglesia y un día pasé adelante y derramé mi espíritu con el señor, lloré abundantemente y sentí una paz desde aquel momento y he tenido pruebas en mi vida, pero le doy gracias al Señor que soy libre de condenación, que su gracia me ha salvado, que me regaló lo más hermoso que puede tener el ser humano un tesoro incalculable que ninguna riqueza terrenal puede tener y hoy puedo decir que la cruz de Jesús fue mi salvación.

Carlos Tzoc

Guatemala

Buen día yo soy un joven de 23 años tengo problemas con el alcohol y las drogas desde que tenía 13 años y bueno, a veces tomo mucho por varios días y pierdo la cordura, yo ahorita le pedí a Dios la salida de este hoyo que me metí y primera mente Dios me va salvar de este calvario, solo eso sería mi comentario, si pudieran orar por mi se lo agradecería.

Milagros Ore

España

Tenia 19 años cuando una compañera de estudios me invitó a su iglesia, acepte a Jesús como señor de mi vida.
Fui bendecida grandemente, era líder juvenil, viajaba y conocía muy buena gente, buenos hermanos. Pero con el paso del tiempo mi fe se fue enfriando y el mundo pudo mas.
Sin embargo, Dios nunca me abandonó, siempre me cuidó, me protegió y yo lo tenia en mi corazón pero no le permitía ser el rey.
Hoy 40 años después, me he reconciliado con El. Ahora mi vida no es fácil, pero El sigue estando a mi lado. Ahora mi Amor por El es mucho mejor, le amo sinceramente y lucho día a día para agradarle y hacer su bendita y santa voluntad. Sirvo en mi iglesia y esto me permite tener la paz que tanto anhelaba.
Nunca es tarde para volver a El. Alabado sea su nombre y bendito sea su amor.

Stephanie Denise Ramos Mata

México

Por mi familia, que iba a la iglesia desde su infancia.

Gabriela Rocio Peña

República Dominicana

Resulta que no era cristiana, pero si iba a la iglesia y antes de ser cristiana me daba miedo orar por que tenía pesadillas cuando oraba. La primera vez que oré en esos días tuve una pesadilla y por temor a eso no volví a orar mas, después me comuniqué y hablé mas que antes con mi mejor amiga que es cristiana y con ayuda de ella me fui acercando mas y mas a el, fui cambiado mi hábito de vida, oraba todos los días y descansaba en paz, me sentía aliviada entonces comencé a hacer obras en la casa de Dios y todo todo eso me acercó mas a el me di cuenta que me gusta cantar, adorar en la casa de Dios Amen este es como me convertí.

Lenny Garcia

México

Vengo de familia católica, un día empecé a dudar de Dios y me convertí en no creyente (no creía en Dios y en la biblia). Sali de mi pueblo a la ciudad para estudiar la universidad (según mis padres y yo para tener una vida mejor) fue por primera vez que probé el alcohol y me gustó en ese tiempo estuve un año tomando demasiado, después comencé a drogarme (cannabis) para ese entonces yo creía en energías... Regresé de nuevo a mi pueblo en el 2018 y en el 2020 a principios de diciembre entré en depresión y tristeza, quería dejar los vicios pero no podía, no tenía trabajo, estaba la pandemia y no le encontraba un sentido a mi vida. Un mes después una chica cristiana (actualmente mi novia) me empezó hablar.... un día drogándome recuerdo haber dicho "si ella me quiere que sea como marihuana y no me va a cambiar a su religión" meses después poco a poco fui dejando la marihuana, era una mañana cuando siento algo diferente en mi, me dio ganas de llorar, pedir perdón agradecerle a Dios por las cosas que tenía, todo lo que pensaba se había esfumado me empezó a interesar mucho en Dios y vivir como lo manda la biblia, es un camino largo y complicados pero no difícil. Ahora conozco la felicidad con Dios y con mi novia, ella fue quien oró por mi y me acercó a nuestro gran señor. Gracias Dios

Denis Figueroa Gesell

Chile

Crecí siendo educado por mi madre como testigo de Jehová. Como es natural, crecí pensando, viviendo y creyendo como testigo de Jehová. Creí estar en "la verdad". La organización era lo único que había conocido toda mi vida. Todas las demás religiones, para los testigos de jehová estaban bajo el poder del diablo, por lo que nunca siquiera pensé en la idea de cambiarme de "religión". Sin embargo, después de algunos problemas serios en mi vida, una depresión severa que me hizo pensar varias veces en la posibilidad de quitarme la vida, y después, en mi angustia, haberle gritado a Dios que ¿Por qué no me quitaba la vida si no podía ser feliz? ¿Por qué me tenía con vida? Varias veces le rogué que me quitara la vida. Bueno, después de 45 años de esclavitud mental y de estar bajo el dominio de las tinieblas, conocí a Cristo. La persona que ahora es mi esposa, Alicia, me dio a conocer a Cristo. Y una noche, después de orar por mí, la depresión se fue de mi vida. Y junto con ello los medicamentos. Así que en octubre de 2017, entregué mi vida a Cristo al final de un culto, cuando el evangelista hizo el llamado. Aún con muchas dudas en mi mente y corazón y muchos temores, le entregué mi vida a mi Señor Jesús. Dios se encargó de quitarme cada una de esas dudas y temores, y de confirmarme, por medio de Su Espíritu Santo, a través de su Palabra Santa, que por fin había llegado a los pies de la Verdad en Cristo Jesús, y no por medio de una organización humana. Hoy sirvo feliz a Cristo, y recibí el llamado del Señor para servir como evangelista, servicio que sigo llevando a cabo en las calles de mi ciudad y de otras, para la gloria del Padre, como discípulo del Señor Jesucristo. Después de 45 años de cautividad en una religión que alegaba ser "la verdad", Cristo me libertó de las cadenas del diablo y me dio la verdadera libertad de los hijos de Dios, Amén.

Martav Salazar Garcia

Colombia

Me convertí a Cristo en un momento decisivo en mi vida, en ese momento mis hijos estaban pequeños y vi la profunda necesidad de guardarlos para el Señor, entregárselos en sus manos, me di cuenta que este mundo actual es en contra de nuestros jóvenes y no quería para mis hijos algo así, pues en ese momento estaba segura que Dios haría grandes cosas en sus vidas; de echo así ha sido y estoy profundamente agradecida de la labor que El ha realizado en mis hijos, y ese fue mi motor para llegar a sus pies. Entiendo que debemos buscar a Dios por el amor que debemos profesar hacia El, pero también entiendo que en su infinita misericordia El aprovecha cualquier razón que tengamos para buscarlo, igual podemos llegar como estemos porque su promesa es, transformarnos, hacer de nosotros una persona nueva, llena de El, de su amor, de su sabiduría y sobre todo de su perdón.
Me enfrente a varias dificultades, como todo ser humano que quiere buscar a Cristo, pero aquí estoy, sin mirar hacia atrás, firme en mi decisión, completamente segura que Dios seguirá guiándome en la medida que yo se lo permita y les aseguro; no estoy dispuesta a cambiar eso.
En la actualidad asisto a una iglesia cristiana de la congregación Bautista; soy maestra y trabajo con las damas en escuela dominical y les aseguro que he aprendido cada día de ello, es mi pasión enseñar a cerca de la palabra y de las muchas historias que tiene Dios para contarnos y aprender de El




Biblia en linea
"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)
PROVINCIA

Pueblos de Avila